19/09/2016

Making Music: Rendimientos menguantes

makingmusic

Esta es la traducción del vigésimo cuarto capítulo disponible en la web de Making Music. Creative Strategies for Electronic Music Producers. Un libro escrito por Dennis DeSantis y editado por Ableton con una colección de soluciones frente a bloqueos creativos.

Rendimientos menguantes

Lo perfecto es el enemigo de lo bueno.
— Voltaire

El arte nunca está acabado, sólo abandonado.
— Leonardo da Vinci

Problema:

Con regularidad te das cuenta que tu ratio de progresos se vuelve más y más lento según te vas acercando a la finalización de la canción.

La fase de creación inicial es la más rápida y esto es algo que te hace sentir inspirado. Pero finalizar parece ser que va a durar para siempre. Estás volviendo constantemente para refinar sin estar seguro si las cosas están todo lo bien que deberían estar. Como resultado, tu desmotivación no para de crecer según transcurre el tiempo y las fases finales del trabajo de una canción son las que más tiempo consumen y las más dolorosas.
Muchos productores son perfeccionistas. Queremos que nuestras pistas sean mejores que las que te han inspirado y por lo menos tan buenas como el ideal abstracto que tenemos en mente sobre lo que nuestra música debería ser. Pero en realidad, la perfección es inalcanzable y continuar manoseando la canción en las últimas fases puede en realidad empeorar las cosas.

Solución:

Por muy difícil que pueda parecer en ese momento, es importante aprender a reconocer el punto en el que la canción “no es lo suficientemente buena”. Este no es el punto en el puedes continuar haciendo mejoras “reales”. Si proseguir con el trabajo realmente está haciendo que la cosa mejore, entonces deberías continua. Sin embargo, estás en el punto en el que continuar trabajando te llevará a resultados sin sentido o arbitrarios. Aprender dónde está este punto de la producción es diferente en cada caso. Si habitualmente te encuentras manipulando sin find lo que en esencia es una mezcla finalizada, probablemente habrás alcanzado el punto de los rendimientos menguantes.

La mayoría de las veces, esta etapa final de manipulación es el resultado del miedo al compromiso. Una vez decidimos que la canción está acabado, podemos vernos asaltados por la duda: “Si hubiera trabajado más duro ¿podría haber sido mejor?”.Pero es importante darse cuenta que, en esta etapa, ya hayas tomado todas las decisiones duras que tenías que tomar. En el mejor de los casos, continuar manipulando probablemente te hará perder tiempo que podrías gastar trabajando en un nuevo tema. En el peor de los casos, hayas ido hacia atrás y empeorado el tema. Esto es porque tus decisiones iniciales a menudo suelen ser las mejores y cuando más tiempo gastes dándole vueltas, más fácil será que anules tus instintos negativamente.

Aunque te tomará tiempo y concentración, aprende a encontrar el punto en el que un tema no va a beneficiarse de más ediciones y entrénate para parar ahí. A largo plazo, acabarás más música sin sacrificar la calidad.

Texto original disponible aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *