09/07/2015

Making Music: Presets como punto de partida

makingmusic

Esta es la traducción del cuarto capítulo disponible en la web de Making Music. Creative Strategies for Electronic Music Producers. Un libro escrito por Dennis DeSantis y editado por Ableton con una colección de soluciones frente a bloqueos creativos.

Problema:

Puedes hacer música rápidamente utilizando presets, librerías de loops, packs de muestras, etc… Pero seguramente no estés cómo con este enfoque y no estarás seguro sobre si es o no es “hacer trampa”.

Hay muchas discrepancias y opiniones duras sobre si puedes o no acreditar como música original tuya si tampoco has programando tus propios sonidos. Algunos músicos electrónicos son también programadores de sintetizadores o manipuladores de muestras altamente experimentados y hablan con orgullo sobre cómo la primera cosa que hacen cuando reciben un nuevo equipo es borrar todos los presets. A menudo, la filosofía subyacente tras este acercamiento a la composición enfatiza el sonido como el parámetro principal de la música. Muchos músicos que se centran en el diseño del sonido también trabajan con una paleta armónica, melodía y rítmica bastante restringida. Para ellos, es su elección tímbrica la que define en gran parte su firma artística. Para ellos, son elecciones de timbre que en gran parte definen su firma artística. Esto es habitual en, por ejemplo, el techno minimal y algunos estilos experimentales.

En el otro lado del espectro están los músicos electrónicos que no tienen interés en el diseño sonoro y crean su música enteramente ensamblando loops y muestras existentes. Para estos músicos, el centro de atención está por lo general más en la armonía, melodía y ritmo y menos en el timbre. Con esto no se sugiere que los sonidos hayan sido elegidos arbitrariamente o utilizados sin cuidado sino más bien que puede haber un rango de sonidos aceptables para una parte de una canción en particular y que a las notas se le da más atención en la composición que a los sonidos. Esto es común en, por ejemplo, el trance y algo de música house. En un sentido más abstracto, esto es también común en géneros más convencionales como la música clásica o el rock. En estos géneros, la selección habitual de instrumentos (y por lo tanto la paleta esencial de sonidos) es por lo general una característica definitoria del género y la composición entonces se centra en gran parte sobre usar estos instrumentos al servicio de la melodía, armonía, ritmo y forma.

¿Qué acercamiento es el correcto? Tal vez ninguno. Considera, sin embargo, un término medio entre los dos que pueda maximizar tu productividad musical mientras minimizas la sensación de que tu música no es suficientemente tuya.

Solución:

En vez de acercarte al diseño de sonidos como un todo o nada, utiliza presets, muestras y loops como el punto de partida para cada parte de la canción pero comprendiendo implícitamente que puedes dedicar parte de tu tiempo para hacer música a afinar los sonidos para que encajen con tu gusto y necesidades particulares. Los puristas podrán empezar siempre desde una preset de sintetizador por defecto, pero esto parece una restricción que consume tiempo innecesariamente. Esto significa comenzar desde un mismo estado de controles, independientemente del contexto musical al que se destina y entonces afinar gradualmente el sonido “por fuera” para ganar distancia desde los valores por defecto. En su lugar, considera comenzar con el proceso de escritura utilizando una preset que al menos sea de la misma familia que el instrumento para el que estás escribiendo. Si estás trabajando en una línea de bajo, por ejemplo, explora las presets de bajo de tu sintetizador sin remordimientos. Una vez hayas encontrado una lo suficientemente parecida al sonido que imaginas en tu cabeza, trabaja en los otros parámetros de la parte: la melodía, el ritmo, etc… Entonces, cuando ya tengas algo de música en curso, vuelve al sonido de nuevo y comienza a manipularlo hasta que tenga tu propia firma única.

Para músicos con ninguna experiencia en diseño de sonidos en, esto puede sonar como un proceso intimidante. Pero una vez hayas aprendido la teoría básica de un sintetizador te darás cuenta que este conocimiento puede aplicarse prácticamente a cualquier sintetizador. Por ejemplo, los controles para filtros y envolventes ADSR básicas pueden encontrarse en prácticamente cualquier sintetizador o sampler hardware o software y simplemente sin usar nada más que estos parámetros (que por lo general no son más de seis controles en total) puedes acabar con un amplio rango de variaciones desde una preset determinada.

Dedícale lo suficiente de tu tiempo para hacer música al diseño sonoro para que puedas estar orgulloso de los sonidos que utilizas. Para el músico electrónico verdaderamente exigente, es improbable que cualquier preset será la elección perfecta para su contexto musical en particular. Pero puede estar cerca. A partir de aquí, tal vez sólo necesites una pocas manipulaciones antes de que encuentres algo que sea únicamente tuyo.
Texto original disponible aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *