17/09/2015

Making Music: Trabajando

makingmusic

Esta es la traducción del octavo capítulo disponible en la web  de Making Music. Creative Strategies for Electronic Music Producers. Un libro escrito por Dennis DeSantis y editado por Ableton  con una colección de soluciones frente a bloqueos creativos.

«El genio es uno por cierto de inspiración y noventa y nueve por ciento de transpiración»

Thomas Edison

«La inspiración es para aficionados (el resto de nosotros se pone a trabajar cada día)»

Chuck Close

Problema:

A veces hay momentos durante el proceso creativo en el que entras en un estado donde fluyen las cosas, la música parece salir naturalmente y todo parece fácil. Pero esto es extremadamente raro. La mayor parte del tiempo, trabajando en música parece más bien una tarea ingrata.

¿Cómo es que algunos músicos parece ser capaces de producir cantidades de música sin fin en un tiempo mínimo mientras que tu sientes como si cada nota es una lucha? ¿Cuál es el secreto para encontrar el mítico estado “fluido” que te permitirá crear música sin esfuerzo?

Solución:

La realidad es que no hay atajos. El proceso de crear arte es, fundamentalmente, un proceso de trabajo. Para muchos de nosotros, cada nota es una lucha realmente y esto es simplemente la naturaleza del proceso. Tenemos una imagen romántica del genio artístico, que es capaz de sacar ilimitadas cantidades de material de la nada, pero este tipo de artistas es extremadamente raro.

Más que aspirar a este concepto misterioso (e irreal) de lo que debería ser el proceso, prueba a aceptar lo que realmente hay: trabajo duro. Habrán muchos puntos durante el proceso creativo donde desearás estar haciendo cualquier otra cosa. Te verás plagado con dudas, miedos, aburrimiento y decepciones. Aprende a estar bien sintiéndote miserable, porque esto será lo más habitual de tu existencia como músico creativo.

De todos modos, si aparecen momentos de inspiración y una manera de fluir real, deberías aprovecharlos y dejar que se apoderen de ti como puedan. Pero incluso en estos momentos raros, acostumbran a ocurrir tras muchos intentos dolorosos en los que la falta de esfuerzo se hace cargo. Incluso los artistas más afortunados propensos a la fluidez no llegan ahí inmediatamente. Tan doloroso como sea, cada proyecto, para cualquiera, requiere un trabajo real.

Texto original disponible aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *