17/03/2016

Making Music: Ritmos lineales en melodías

makingmusic

Esta es la traducción del decimoquinto capítulo disponible en la web de Making Music. Creative Strategies for Electronic Music Producers. Un libro escrito por Dennis DeSantis y editado por Ableton con una colección de soluciones frente a bloqueos creativos.

Problema:

Puedes llegar al principio de una buena melodía, pero estás buscando maneras de generar más vías para generar más variaciones y complejidad. En general, tus ideas melódicas no tienen la profundidad o riqueza de la gente que admiras. La melodía es algo duro. Por definición, son el aspecto más importante y memorable de un buen tema musical. Pero elaborar uno que sea digno de recordar supone un desafío casi tan difícil como escribir el resto de la canción. Aquí tienes una técnica que puedes probar para generar más interés a la hora de escribir tus melodías.

Solución:

Hockey es una técnica de composición en la cual las notas de una línea melódica alterna entres dos o más instrumentos, de manera que ninguno de los dos instrumentos tocan al mismo tiempo. Es el equivalente melódico de la programación de fraseos lineales en baterías (mira Programando ritmos 2: Fraseos lineales) y potencialmente puede convertir melodías flojas en un contrapunto interesante. Hockey normalmente trabaja mejor con tempos rápidos y cuando se tocan instrumentos con ataques y desvanecimientos rápidos. Es una técnica difícil para los humanos a la hora de tocar con precisión pero funciona realmente bien en música electrónica. Como ejemplo, empecemos con el loop simple de abajo:

A continuación una receta fácil para convertir una única voz en un patrón con hocket:

1. Duplica la pista, de manera que tengas dos copias idénticas del patrón tocando dos instrumentos separados (pero idénticos al fin y al cabo).

2. Modifica el instrumento en la nueva pista de manera que toque un sonido diferente. Esto puede hacese modificando o reemplazando el preset o incluso cambiando el instrumento por otro diferente. Como mencionábamos antes, prueba a encontrar dos instrumentos con un contorno de volumen similar. Los sonidos cortos con ataques rápidos son los que funcionan mejor.

3. Edita ambos patrones de manera que la melodía esté dividida entre ellos, de manera que ninguna nota se toque a la vez en ambos instrumentos simultáneamente. La manera en que dividas las notas es cosa tuya, pero los hockets interesantes tienden a alternar rápidamente entre voces. El ejemplo más simple es probablemente una alternación literal. Así es como debería verse nuestro patrón original si se divide de este modo:


También puedes alternar con grupos de notas más largos, como por ejemplo por cuartos de nota:


O podrías alternar con agrupamientos de tiempo arbitrarios, como por ejemplo cada tres semicorcheas:

Date cuenta que, en el último ejemplo, el patrón no se divide igualmente en grupos cada tres semicorcheas, así que la alternación final se corta en la voz inferior. Estos ejemplos ilustran algunas posibilidades en un hocket de dos voces, pero hay muchas más posibilidades disponibles cuando utilizas tres o más voces. En un ejemplo extremo, cada nota podría aplicarse a un instrumento diferente. Hockey pueden dar a la melodía más simple una nueva vida sometiéndola a una cascada de cambios rápidos de nuevos timbres.

Texto original disponible aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *