23/06/2015

Making Music: Restricciones arbitrarias

makingmusic

Turno para la traducción del tercer capítulo disponible en la web de Making Music. Creative Strategies for Electronic Music Producers. Un libro escrito por Dennis DeSantis y editado por Ableton con una colección de soluciones frente a bloqueos creativos con un énfasis especial en solucionar problemas musicales, progresar y (lo más importante) finalizar lo que has comenzado.

“Mi libertad consiste por lo tanto en moverme a través de un estrecho margen que me he asignado para cada una de mis tareas. Yendo todavía más lejos: Mi libertad será más grande y significativa cuanto más estreche mi campo de acción y más me envuelva de obstáculos. Cuanto más disminuyen las restricciones más disminuye la fuerza. Cuantas más restricciones se imponga uno, más libre se siente uno de las demandas que encadenan el espíritu.”

Igor Stravinsky, Poética musical

Problema:

La producción musical con ordenador ofrece un campo de posibilidades ilimitado. Cualquier sonido puede ser hecho, manipulado, regrabado, remanipulado, etc… Pero aunque un rango infinito de opciones pueda sonar atractivo, también significa que tomar decisiones sea duro. Cuantas más opciones veas, más elecciones activas tendrás que tomar sobre cuales seguir y cuales ignorar.
Limitando el campo de posibilidades no es sólo hacer que tu trabajo sea más fácil. Es también hacer posible comenzar desde un principio. Si cualquier punto de partida en el principio es atractivo ¿cómo elegir uno?

Solución:

Aplicar restricciones arbitrarias antes de comenzar a trabajar. Crea un “marco estrecho” de posibilidades y entonces actúa por completo dentro de este margen. Aplicando estas restricciones arbitrarias ayudan a limitar tu campo de opciones, permitiéndote seguir adelante.
Es importante entender que estas restricciones son realmente arbitrarias. Estás intentando eliminar opciones perfectamente válidas en vez de las malas. Es fácil tratar con las malas opciones. Tu propia sensibilidad musical las rechazará automáticamente. Pero las opciones válidas requiere un cuidado especial porque su validez requiere que hagas más elecciones activas para aceptarlas o rechazarlas. Eliminándolas arbitrariamente te ayuda evitando la parálisis de la decisión. Además, el hecho que las restricciones sean arbitrarias significa que realmente no importa si estás equivocado. Si te das cuenta que durante el proceso de trabajo te limitas demasiado o en la dirección errónea, puedes simplemente eliminar esas restricciones.

Aquí hay una serie de ideas para restricciones arbitrarias, relacionadas tanto con la música como en el método de trabajo:

Restricciones musicales:

Haz cada sonido desde una muestra. Una restricción extrema sobre las fuentes de sonido disponibles te forzará a pensar sobre el carácter y posibilidades de los sonidos que elijas. ¿Puedes convertir una muestra de bombo en un exuberante pad? ¿Qué tal un hi-hat? ¿Qué tipo de procesos utilizarás para llevar a cabo estas transformaciones?

Evita por completo un instrumento un instrumento que podría esperarse en ese género. Por ejemplo, el álbum sin nombre de Peter Gabriel comúnmente llamado Melt no tiene rides, crashes o hi-hats. La canción clásica de Prince “When Doves Cry” no tiene línea de bajo. Este tipo de restricciones fuerzan que el proceso de la toma de decisiones se llegue a nuevas direcciones. Si falta por completo un rol funcional ¿cómo rellenas el hueco? En el caso de Melt, Gabriel tuvo que encontrar la manera adecuada de avanzar sin depender de pilares como hi-hats o rides. Su solución fue usar un rango de instrumentos de percusión no convencionales. En el caso de “When Doves Cry” Prince eligió dejar el espacio sonico sin rellenar. Considera ambas opciones en tu propio trabajo.

Restricciones en el tiempo:

Márcate una fecha tope. Nada motiva más que una fecha tope. Mientras que el trabajo siempre se expande para rellenar el tiempo disponible, es necesario poner un límite a dicho tiempo. Si encuentras que tus deadlines auto impuestos son demasiado “suaves”, prueba a que alguien más asigne una fecha tope por ti con el requisito que les enseñes el trabajo para asegurar la responsabilidad. O involúcrate en un desafío colectivo, como por ejemplo “Febrero, mes de la creación de un álbum”.

Programa tareas como si fueran citas contigo mismo. Prueba a usar el calendario para restringir ciertos tipos de trabajos a específicas horas. Por ejemplo:

. Diseño de sonido: de 19:00 a 20:00
. Estructura de canción: de 20:00 a 21:00
. Mezcla: de 21:00 a 22:00

Delimitar en el tiempo tareas específicas sirve para dos propósitos: Te fuerza a estrechar el enfoque mientras elimina simultáneamente el riesgo de distracciones no musicales (Facebook, etc…). No comprobarías tu correo electrónico en medio de una reunión de negocios, así que trata estos “compromisos” con el mismo cuidado.

Restricciones en el espacio:

Cambia de lugar. Si acostumbras a hacer música en un lugar en particular, prueba a moverte a otro sitio. Simplemente moviéndote de tu home studio a tu cafetería habitual te fuerza de muchas maneras. Primero de todo, estás limitado por lo que puedas llevar contigo (nada de racks o hardware externo, por ejemplo). Segundo, estás en un entorno que no sea familiar del todo, así que no eres capaz de relajarte por completo (y por lo tanto, distraerte). Muchos músicos evitan tener un home studio, alquilando un espacio como estudio así que pueden separar mentalidad de trabajo de su mentalidad “hogareña”.

Aunque quizás no te hayas dado cuenta todavía, seguramente estás aplicando ciertas restricciones a tu trabajo. Por ejemplo, simplemente eligiendo trabajar en un género específico elimina un amplio rango de posibilidades musicales. Pongamos que estás trabajando en un “tema house” totalmente opuesto a un “tema folktrónico de los balcanes” implica que comprendes ciertas características generales (la instrumentación, ritmos y lenguaje armónico que identifica una pieza de música dada como “dentro” de un género particular) que describen una música como opuesta a otra.

Texto original disponible aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *