29/06/2016

Making Music: Mala escucha deliberada

makingmusic

292Esta es la traducción del decimonoveno capítulo disponible en la web de Making Music. Creative Strategies for Electronic Music Producers. Un libro escrito por Dennis DeSantis y editado por Ableton con una colección de soluciones frente a bloqueos creativos.

Problema:

La acústica de tu estudio es perfecta, o al menos conoces suficientemente bien sus imperfecciones como para tenerlas en cuenta a la hora de escuchar. Cuando vuelves a escuchar tu música durante la producción sientes que estás escuchando todo lo que tienes que escuchar. Pero a veces, cuando dejas sonando la pista que estás reproduciendo y te mueves de repente te das cuenta que toma una perspectiva diferente por completo. ¿Qué causa esta sensación? ¿Hay algo que puedas aprovechar cuando estás componiendo?

La acústica de la habitación, las opciones de monitorización y las posiciones de escucha son temas populares en la parte de producción de la creación de música electrónica, pero puede ser que existan otras cosas que podemos usar (o usar mal) en este terreno que nos pueden ayudar en el lado creativo.

Solución:

En vez de intentar maximizar siempre la calidad de tu entorno de escucha, prueba a veces a escuchar “mal” deliberadamente. Particularmente durante la fase creativa, si haces esto puede ayudarte a encontrar cosas que son ilusiones acústicas que puedas encontrar suficientemente interesantes musicalmente hablado para incorporarlas a tu música.

Por ejemplo, en vez de escuchar exclusivamente en el punto de escuchar óptimo de tu estudio, prueba regularmente a variar tu posición de escucha y veras que tipo de sonidos emergen. Si te situar en una esquina de tu estudio, por ejemplo, puede cambiar dramáticamente la manera en que percibes los graves u otros componentes de baja frecuencia. Aunque no querrás hacer esto cuando mezcles, si lo haces mientras compones tal vez revele elementos graves inusuales (como tonos fantasma) que suenen genial. Llegados a este punto, tal vez necesitarás tomar nota sobre que tipo de artefactos son de manera que puedas crearlos en tu canción.

Una versión más extrema de esta idea es escuchar en otra habitación o incluso a través de un muro o una puerta cerrada o abierta. Ya que la manera en que las distintas frecuencias se transmiten a través de los muros, seguramente escucharas una mezcla completamente distintas cuando escuches fuera del estudio. Una vez más, no es una sugerencia a la hora de acercarte a la mezcla de tu pista, pero los artefactos e imperfecciones que escuches como resultado de este “mal” enfoque a la hora de escuchar puede ser útil a la hora de componer.

Nota: Obviamente, si tu estudio está completamente insonorizado esta técnica no funcionará a no ser que dejes la puerta de tu estudio abierta.

Un acercamiento interesante cuando compones con auriculares es que te los quites y subas el volumen lo suficientemente alto como para que puedas escuchar la música. Generalmente perderás todas las frecuencias medias y graves cuando escuches de este modo y lo que quedará es el contenido en frecuencias agudas. Tal vez puedas escuchar las relaciones entre partes (o incluso artefactos como notas y ritmos fantasma) que no parecen estar presentes en la música.

Para finalizar, otro tipo de “mala” escucha es bajar el volumen tan bajo que la música apenas sea perceptible. Esto puede traer resultados parecidos a la sugerencia con auriculares mencionada anteriormente pero por lo general preservará mejor el contenido grave. De todos modos, puesto que nuestros oídos no son igual de sensibles a todas las frecuencias, es posible que escuches ciertos rangos más claramente que otros a bajos volúmenes y esto te puede ayudar a desvelar elementos fantasma que de otro modo habrían pasado desapercibidos.

Recuerda que con todas estas técnicas lo que estás escuchando son ilusiones: Elementos de la música que en realidad no están ahí pero que aparecen por culpa de (o gracias a) las condiciones de escucha. Una vez encuentres que las encuentres (y que qte gusten) necesitarás determinar como conseguir introducirlas en tu música de manera que puedan ser escuchadas por cualquiera en entornos de escucha normales.

Texto original disponible aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *